DetoxTe retamos a...

Cambiar nuestro lenguaje interno

¿Quién es la persona con la que más hablas? Obvio tú.

¿Raro? Si, lo sé, no vamos por ahí diciendo o aceptando que la conversación más eterna y menos consciente es la que tenemos en el interior de nuestra vida, esas frases en automático que nos decimos todo el tiempo y son las que hacen que tengamos los resultados que tenemos en nuestras vidas.

Pasamos el mayor tiempo de nuestro día teniendo un diálogo interno inconsciente con nosotras mismas y el problema es que, como es inconsciente, no nos damos cuenta de lo que nos estamos diciendo, que en la mayoría de veces resulta ser muy dañino y perjudicial.

Hablamos desde lo que creemos que es nuestra verdad absoluta, desde lo que creemos que es cierto o no, desde lo que puede ser una posibilidad para nuestras vidas o no. 

Y ¿Cómo se ve este lenguaje interno reflejado en nuestras vidas?

Hagamos un ejercicio para poder identificar esto: observa cómo está tu vida, qué resultados estás teniendo, si te gustan o no, analiza si te saboteas o no, si estás modo víctima o no, si vives con vitalidad, alegría, plenitud y paz o con amargura, resignación y frustración… Todos estos, y más, pueden ser algunos de los indicadores de un lenguaje interno positivo o de uno negativo si es que estás teniendo los resultados contrarios a los que quisieras. 

¿Cómo hacer consciente tu lenguaje interno y transformarlo a tu favor?

Una de las armas más poderosas que podemos usar como seres humanos es la reprogramación de nuestros pensamientos, que a su vez se convierten en nuestros hábitos y actitudes, y así, en nuestro estilo de vida.

 A finales del siglo XIX, el psicólogo William James planteó una teoría que le daba al cerebro potestad de poder adaptarse a través de redes neuronales (esto es conocido hoy en día como la neuroplasticidad), sin embargo, James creía que esto solo funcionaba hasta el desarrollo de la edad adulta.

Más Adelante, sobre los años 60, varios científicos, siguiendo esta teoría, observaron que el cerebro tenía esta capacidad de adaptación aún en años mas avanzados -lo cual ha sido de gran beneficio para lograr la reprogramación de nuestros pensamientos y conducta hasta nuestros días-.

Sabiendo esto, aquí está nuestra solución: en tus manos y tu voluntad está tu poder de transformación de pensamientos y lenguaje interno inconsciente al consciente. Se trata de un ejercicio que tiene que ser diario y con grandes dosis de repetición.

Observa tus patrones de comportamiento, escucha qué es lo que te dices, cómo te hablas… si algo no te gusta, empieza a cambiar conscientemente esas conversaciones por unas poderosas, en positivo, y, por supuesto, en primera persona.

Puede que al principio sea un poco raro, o que te lleguen pensamientos de la nada, como notificaciones “pop up”, diciéndote “mentirosa, tu no eres eso”. Pero tu sigue con tus repeticiones, con el cambio de lenguaje y cambio de actitud, lleva a cabo ese poder biológico de la neuroplasticidad que te ha sido otorgado y empieza a tener autoridad de tu lenguaje.

Tú eres la persona más importante de tu vida, tú eres la persona con la que más hablas, tú eres responsable de tu lenguaje, de cómo te hablas, de cómo te ves, de cómo te proyectas… así que hazlo desde el amor, la amabilidad y la compasión. 

Photo by Atikh Bana on Unsplash

Newsletter
Sé una de las primeras

Regístrate en nuestro newsletter para que siempre estés enterada de nuestras novedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *