colaboracionesMínima

La “raza cósmica”: human@s y punto

El filósofo y político mexicano José Vasconcelos creía que algún día nacería una nueva raza de personas en las Américas. Su ensayo, de 1925, se tituló «La raza cósmica».

Vasconcelos describía como “raza cósmica” a todas las personas que habitan lo que hoy se conoce como América Latina (aunque en ese momento el concepto de Latinoamérica no existía).

Los latinoamericanos somos la raza cósmica porque somos mestizos, una mezcla de ascendencia europea, africana, asiática e indígena. Vasconcelos creía que algún día La “Raza Cósmica” erigiría una nueva civilización, el “Universópolis”, donde las ideas tradicionales de raza y nacionalidad trascenderían en nombre del destino común de la humanidad.

Según este filosofo (y concuerdo con él en un 100%), el mestizaje y la diversidad son las formas más elevadas de evolución y de enriquecimiento de las civilizaciones. Encuentro fascinante este planteamiento y me entristece ver cómo, en vez de apuntar hacia un mundo cosmopolita, con una “raza cósmica” que nos unifique como humanidad, cada vez son más frecuentes los episodios de xenofobia y racismo en Latinoamérica y en el mundo.  

El Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial se celebra el 21 de marzo de cada año. Ese día, en 1960, la policía abrió fuego y mató a 69 personas en una manifestación pacífica contra la “ley de pases” del apartheid, que se practicaba en Sudáfrica.

El 21 de marzo de este año mis redes sociales se inundaron de mensajes promoviendo la No Discriminación y la diversidad racial: #LuchemosContraElRacismo (#FightRacism), sin embargo, vimos tristemente cómo, en el mismo mes, 6 mujeres asiáticas fueron asesinadas en un tiroteo en Georgia, Estados Unidos.

 La pandemia de COVID-19 ha desatado una pandemia paralela de racismo, desinformación, discurso de odio y violencia en contra ciertas etnias o nacionalidades.

Según datos del Relator Especial de Naciones Unidas sobre las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia, desde 2015 los crímenes a nivel global por odio racial han aumentado un 50% y los discursos de “supremacía blanca” y “pureza genética” son cada vez más comunes en jóvenes (que se suponen nacieron en un mundo abierto y globalizado). Pareciera que no aprendimos nada de lo que sucedió años atrás cuando la seudociencia de los nazis y la convicción absoluta de la existencia de la supremacía de la raza aria contribuyeron al peor crimen de la historia humana: el Holocausto.

Confieso que me molesta cuando personas de todas las generaciones adoptan posturas racistas y actitudes intolerantes hacia lo diverso.

Con todo lo que pasa en el mundo a veces me da por pensar que, como humanidad, estamos en un constante estado de decadencia, del cuál no queremos salir.

Pero…volviendo al concepto de “raza cósmica”, ¿será posible enmarcar un proyecto de unidad mundial tan cosmopolita como el que deseó Vasconcelos? Estoy segura de que SÍ se puede lograr y es por eso que hoy más que nunca l@s invito a resaltar la diversidad, la magia de las diferencias y el poder de la multiculturalidad.

Para ello, estoy firmemente convencida de que somos nosotras, las mujeres (que históricamente hemos sido discriminadas), quienes podemos combatir el racismo y la discriminación y, de esta forma, promover estilos de vida y liderazgos que apunten a la aceptación de todos y todas como seres humanos.

Esperemos que el próximo 21 de marzo de 2022 el mundo este más cerca de ser una verdadera aldea global, en la que todos seamos aceptados por igual como human@s… human@s y punto.

Newsletter
Sé una de las primeras

Regístrate en nuestro newsletter para que siempre estés enterada de nuestras novedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *