DetoxTe retamos a...

Te retamos a… hacerte la ‘Mascarilla Menstrual’

Mascarilla, qué…?

Así es como inician varias veces mis conversaciones a cerca de una práctica que, aunque tabú, cada día está logrando más adeptas alrededor del mundo.

Para una gran mayoría de personas es una locura total hablar de estos temas, aún no conciben que la copa menstrual, las toallas menstruales reutilizables o el sangrado libre sean una realidad… lo más curioso de todo es que los mayores oponentes de este viaje son los hombres…

Bien, espero que  no solo mujeres sino también muchos hombres lean este artículo, en especial esos hombres cercanos a mí, con los que he intentado entablar conversaciones y explicarles, desde mi punto de vista, la importancia del respeto hacia lo que pienso y siento con mi propio cuerpo, pero que de alguna manera han “desaprobado” mis maneras de querer llevar o tratar mi cuerpo porque les parece sucio, ridículo y que no está dentro de los canones de comportamiento trazados en la sociedad del común.

Intentaré ser muy breve y empezaré por hacerles una pregunta :

¿Por qué creer que la sangre menstrual es algo sucio?

Vamos un poco atrás… recordemos que esta sangre es lo que sería el tejido del endometrio y, si no hay embarazo,  entonces es lo que posteriormente expulsamos las mujeres.  

Asumimos que,  por el hecho de que el cuerpo no retiene esta sangre, se convierte necesariamente en un desecho y la verdad es que, aunque no esta comprobado científicamente, sus beneficios son varios. En mi experiencia y en la experiencia de mujeres que están practicando esta mascarilla, las coincidencias, o mejor, causalidades, son las mimas:

Reduce el acné

Deja la piel suave y da luz

No solo funciona como mascarilla sino como abono a las plantas

Es efectiva para revitalizar el cuero cabelludo.

Entre otras.

¿Qué es la mascarilla menstrual?

Es una mascarilla  que se realiza con la sangre menstrual y es una práctica que viene de las costumbres de nuestras mujeres de pueblos aborígenes de distintas partes del mundo.

¿Qué contiene la sangre menstrual?

Nuestra sangre menstrual contiene: Agua, células muertas del endometrio, lípidos, proteínas, hormonas, células madre.

¿Cómo se recolecta?

La Copa menstrual es la forma en la que se puede recolectar la sangre. Hay mujeres que practican el sangrado libre y también les funciona. Todo es cuestión de encontrar el camino que mejor nos haga sentir.

¿Qué sangre se usa?

Todas las mujeres tenemos ciclos diferentes, reacciones diferentes. En mi experiencia y de acuerdo a lo que he investigado hasta el momento, para yo poder hacerlo, la idea es usar la sangre más roja, la que se ve más viva y brillante. Por lo general es la que expulsamos entre el segundo o tercer día. Pero, ojo! Si tenemos ciclos donde manchamos café los primeros 5 días y luego dos o tres días de sangre, entenderemos que será esa la sangre indicada para poder usar.

¿Se generan infecciones?

Esta pregunta yo jamás me la hice, quizá porque asumí de entrada lo cuidadosa que soy con mi cuerpo y, en ese orden de ideas, lo limpia  y sana que debería estar. Pero, escuchando y viendo las preguntas que le hacían a una experta en estos temas, llamada Susan Ricalde, me die cuenta  de que es una de las preguntas más comunes, y su respuesta me pareció absolutamente bella y acorde con lo que venía pensando.

“Lo primero que debemos preguntarnos con mucho amor y toda la sinceridad es: ¿Mi vagina es un lugar sucio? ¡No! a menos de que seas consciente de que tienes una condición específica, como el Virus del Papiloma Humano, o una verruga, o, quizá, una enfermedad de transmisión sexual…”  Entonces, de entrada entenderemos que no debemos darle lata al asunto, no se debe hacer en esos casos, punto.

Ahora, nuestro tracto vaginal, como nuestra vagina, tienen un PH ácido. Si, por algún motivo, al menstruar  existe mal olor, el color es diferente o la textura es irreconocible, bueno, corre a un ginecólogo, porque de entrada sabrás que hay algo que no esta fluyendo bien.

Entonces, de nuevo, no hace falta repetir que en esos casos no se debe pensar en una mascarilla menstrual. Es indispensable entender que así como cuidamos nuestras uñas, nuestro pelo, que la camisa esté “planchada”, si queremos empezar a explorar este tipo de prácticas, más vale que  cuidemos montones la alimentación, esto influye mucho, no solo para  hacernos una mascarilla, sino para que los ciclos menstruales sean cada vez mejores, para que quizá se pueda llegar a practicar un método de planificación de forma orgánica, para que el cuerpo se libere con más tranquilidad en esos días.

Entonces lo mismo, si eres una persona que no tiene buenos hábitos alimenticios, fuma, bebe, consume psicoactivos, pues seguramente tampoco deberás detenerte a pensar si haces o no la mascarilla, porque ya de entrada sabes que es un paso en falso. Por ello es indispensable  de entrada cuestionarnos ¿cómo nos estamos alimentado?, ¿qué estamos consumiendo?

¿Cuánto tiempo se debe dejar?

La mascarilla debe dejarse hasta que se seque, es decir entre 15 y 20 minutos como mínimo, pero de hecho si se quisiera, se puede dormir  con ella y juagarla al día siguiente. Mi consejo es que lo ideal es empezar a probar como va reaccionando nuestro cuerpo, solo de esa forma entenderemos a que se acomoda mejor nuestra piel.

Seguro hay muchas más preguntas alrededor de este tema. Yo decidí hablar desde mi experiencia, sobre las  preguntas que realmente despejan dudas, ayudan a un mejor entendimiento y permiten la curiosidad, sin necesidad de juzgar.

Tela por cortar a cerca de la sangre menstrual hay mucha, por ejemplo: hay mujeres que

con agua tibia hacen compresas y se la ponen como una especie de mascarilla en el pelo. Algunas mujeres la usan como ejercicio de arte terapia, para dibujar y otra de las más comunes y como lo nombre anteriormente,  lo usan como abono para las plantas.

Con este articulo no dejo abierta ninguna invitación, no quiero atinar a que lo hagan o no lo hagan, mi intención fue hablar en voz alta  de una experiencia personal, que muchas personas no quieren escuchar, por incomodidad, por ser tabú, porque no esta científicamente comprobado, pero tampoco científicamente esta comprobado que sea algo malo y es un punto valioso que vale la pena tener en cuenta, porque por siglos se ha tratado a la mujer y su periodo como algo indeseable, sucio, etc, Pero si tan malo es, en este punto ya deberían existir teorías que desmientan estas prácticas naturales, si tanto daño le hicieran al cuerpo.

Yo me quedo con esta alternativa ecofeminista, como muchas lo llaman. Me quedo con la conexión de mi cuerpo, con la sensación de empoderamiento y seguridad,  y sobre todo con los beneficios que hasta el momento he obtenido; porque por más de que sigan criticando y diciendo cosas como: “Ahora lo que te falta es ponerte mierda en la cara”, de seguro tengo algo y es que mi menstruación también es una forma de revolución.

Así que, te reto a que lo hagas y nos cuentes.

Newsletter
Sé una de las primeras

Regístrate en nuestro newsletter para que siempre estés enterada de nuestras novedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *