MínimaUn pulso entre

Donald Trump y Joe Biden: un giro de 180 grados

¿Qué cambiará en EE.UU. y en el mundo a partir del 20 de enero? Aunque no es difícil advertir sus diferencias -tanto ideológicas como personales-, aquí te contamos cuáles son los cinco temas claves en los que se evidenciará rápidamente la llegada de Joe Biden a la presidencia de los Estados Unidos.  

Coronavirus: 

Trump: La estrategia de minimizar.

Ha dicho que las pruebas masivas de covid-19 son «un arma de doble filo» y está en contra de que se exija el uso de máscaras en todo el país. Ha culpado insistentemente a China de la expansión del virus (argumento que suma a su discurso xenófobo y de guerra comercial con ese país). 

Biden: Un enemigo de cuidado.

Propuso brindar pruebas gratuitas y contratar a 100.000 personas para establecer un programa nacional de rastreo de contactos. Ha asegurado insistentemente que todos los gobernadores deberían exigir el uso de máscaras en sus territorios.

Inmigrantes:

Trump: “Cero tolerancias”.

En 2018 ordenó el enjuiciamiento de inmigrantes que cruzaron la frontera ilegalmente, dejando a miles de menores sin sus padres. Acabó con la protección en salud de los inmigrantes indocumentados que fueron traídos al país cuando eran niños y estableció un sistema de inmigración basado en el “mérito”, en el que se restringió el patrocinio a los cónyuges e hijos menores.

Biden: “Humanizar la política migratoria”.

Apoya la posibilidad de que inmigrantes indocumentados que lleguen a EE.UU. en busca de asilo puedan argumentar sus casos y no ser deportados. Ha pedido al Congreso otorgar la ciudadanía a quienes fueron llevados a Estados Unidos siendo niños. Como vicepresidente de Obama, impulsó la ley que les otorgaba protección en salud.

Relaciones internacionales:

Trump: Dinámica impositiva.

Impuso una serie de aranceles al comercio de países aliados, por ejemplo, a la Unión Europea. Lo mismo hizo con China, país con el que se ha desencadenado una guerra comercial que ha afectado severamente a los agricultores, importadores y fabricantes estadounidenses.

Anunció, en 2017, el retiro de EE.UU. de las negociaciones y el Acuerdo de Asociación Transpacífico. Renegoció el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (pacto comercial con Canadá y México). 

Biden: Dinámica de consensos.

Se comprometió a deshacer las acciones de política exterior que ejecutó presidente Donald Trump, sin embargo, ha dicho también que no firmará nuevos tratados de libre comercio por lo pronto. Aunque ha dicho que China debería rendir cuentas por prácticas injustas, no está de acuerdo con los aranceles unilaterales y ha propuesto formar una coalición internacional con otras democracias que -dijo- China «no puede permitirse ignorar». 

Control de armas:

Trump: Mercado.

Aunque ha hecho algunas declaraciones referidas a establecer mayor control a las personas, Trump es defensor de la llamada Segunda Enmienda. 

Retiró al país del Tratado internacional del Comercio de Armas de las Naciones Unidas, firmado por Barack Obama en 2013 con el ánimo de regular la venta de armamento entre 130 países signatarios. 

Biden: Restricción.

Entre varios cambios, se comprometió a impulsar un proyecto de ley que derogue la protección de responsabilidad de los fabricantes de armas en las fallas en la verificación de antecedentes.

Prometió que prohibirá la fabricación y venta de armas de asalto y cargadores de alta capacidad y exigirá verificaciones de antecedentes para todos los compradores de armas. Además, pondrá fin a la venta en línea de armas de fuego y municiones, e incentivará a los estados a invocar leyes de alerta que permitan a la policía confiscar armas temporalmente a personas consideradas de “alto riesgo”. 

Cambio Climático: 

Trump: No es motivo de preocupación.

Retiró a EE. UU. del Acuerdo de Paris, el cual busca fortalecer la respuesta global a la amenaza del cambio climático. Es el único país firmante que se retira y uno de los que más emisiones genera.

Derogó regulaciones ambientales promovidas por el gobierno de Barack Obama que, en su opinión, ponían trabas a la economía.

Volvió a priorizar la economía extractiva con el propósito de alcanzar la «independencia energética» y disminuir las importaciones de combustibles fósiles.

Biden: «El desafío que definirá el futuro».

Prometió que EE.UU. volverá a sumarse al acuerdo de París.

Propuso gastar 2 billones de dólares durante cuatro años en proyectos de energía limpia. Además, tiene la meta alcanzar una «economía de energía limpia» al 100% para 2050 y poner fin a las emisiones de carbono de las centrales eléctricas para 2035.

Photo by Ian Hutchinson on Unsplash

Newsletter
Sé una de las primeras

Regístrate en nuestro newsletter para que siempre estés enterada de nuestras novedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *