DetoxTe retamos a...

¿Estás viviendo en propósito?

¿Cómo saber si lo que estoy haciendo me acerca o me aleja de mi propósito de vida?⠀

Nos hemos creído falsamente la historia que nos contamos, en algunas ocasiones casi victimizándonos, cuando ese no es el rol que vinimos a ocupar aquí.⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Nacimos con PROPÓSITO y así es como tenemos que vivir: con la certeza de que somos únicas y tenemos un mensaje tremendo y poderoso que transmitir… ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Analizar los siguientes puntos te ayudará a identificar si estás viviendo o no en propósito:

  1. Tus decisiones te dan paz 

Esta es una de las emociones mas deseadas a la hora de tomar una decision; saber y sentir que podemos irnos a dormir con la tranquilidad necesaria para descansar, es un anhelo que pide a gritos nuestro corazón. Por esta razón, el punto número uno para reconocer si estás viviendo o no en propósito con lo que haces en tu vida, con las decisiones que tomas para ti y con todo a tu alrededor es saber con certeza si te da paz o no.

2. Te sientes con más energía 

Puedes estar cansada fisicamente, sí, incluso aveces puedes sentir cansancio mental, claro, pero aquí hablamos más sobre el agotamiento que es someterse a eso que haces en tu día a día. Ejemplo: cuando estás viviendo en propósito, vives en un mar de creatividad; automáticamente, cuando inicias ese trabajo que amas, o esa conversación, o en general eso que haces, por más cansada que estés, sale de ti -de tu interior- un shoot de adrenalina que te hace seguir, luchar un poco más, leer un poco más, trasnochar, escuchar, aprender, comprender un poco más.

Eso que haces te hace decir cosas como “no importa, puedo estar cansada pero quiero seguir aquí”, te deja energizada, animada y hasta más liviana.

Así pues, si tus días no están terminando de esta forma, ésta es una señal de que no estás viviendo en propósito.

3. Te sientes más útil 

El propósito que tienes en tu vida es único e irrepetible, porque eso eres tú, un ser único e irrepetible. Una mujer maravillosa que sabe que lo que piensa, siente, dice y hace es útil, no viene con dudas de menosprecio ni desvalorización.

Cuando vives en propósito sabes que eso que tienes para dar es muy importante, da valor y sobretodo sabes que es necesario, no indispensable, pero sí muy valioso.

4. Te sientes más valorada

“Vales por lo que eres, no por lo que haces”, con esta premisa empezamos este punto. Y es por esta razón: cuando tienes claro tu propósito, no tienes la necesidad de estar buscando valor en lugares que no te lo dan. Sabes que tu propósito en la vida te da valor, que lo que hablas tiene valor, que lo que haces trasciende tu trabajo o una transacción monetaria; sabes que vales por que tu presencia tiene un propósito.

5. Hay alegría y esperanza en tu rostro

Tener significado y saber para qué vinimos al mundo son, sin duda, las dos respuestas que anhelamos en todas nuestras preguntas en la vida. Por esta razón, cuando vives o caminas en propósito, ya sabes que las tienes resueltas, sabes quién eres, sabes cuál es tu misión en la vida, sabes el para qué y el por qué de lo que haces, de dónde vienes (de lo que estudiaste, de tu pasado), en fin, tienes gran parte de tu vida resuelta.

Pero ¡pilas! porque no es toda tu vida… es solo gran parte de ella, porque el saber cómo poner esto en práctica es un reto de todos los días.

Saber que hay esperanza, que te conoces más, que sabes para dónde ir, o por lo menos por dónde no, da mucha felicidad y alegría… una que, sin duda, no se quitará de tu rostro.

Nuestra invitación es a que  hagas tu auto evaluación. Si vas por buen camino ¡felicitaciones!, si aún te faltan algunos puntos ¡no te desanime!, todas empezamos no sabiendo nada y esto es lo hermoso de la vida.

Ánimo y sigue adelante.

Photo by Chase Clark on Unsplash

Newsletter
Sé una de las primeras

Regístrate en nuestro newsletter para que siempre estés enterada de nuestras novedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *